El Palacio de Carlos III

null

El Real Sitio
de San Ildefonso,
un entorno sublime

Situado en el Real Sitio de San Ildefonso, a escasos kilómetros de Segovia, El Palacio de Carlos III es un antiguo parador reformado y reconvertido en el espacio ideal para celebrar todo tipo de eventos, empresariales y familiares.

Disponemos de dos edificaciones, una es el edificio principal, con dos salones y una entrada de carruajes, con capacidad para 200 personas. En este edificio, disponemos de una suite que ofrecemos a la novia, para que pueda cambiarse y se sienta como en casa.

La otra edificación, son las antiguas caballerizas, recientemente rehabilitada protegiendo sus elementos estructurales originales, con capacidad para más de 400 invitados.

Sus maravillosos jardines serán el escenario perfecto para cualquier celebración. Sus árboles centenarios, su frondosa vegetación y las piedras centenarias que los adornan hacen de ellos un lugar mágico en el que los invitados se sorprenderán.

El Palacio de Carlos III está dotado de todos los servicios necesarios para que cualquier evento resulte perfecto.

Con una situación privilegiada, próximo a Madrid, y accesible por autopista y por AVE, cuenta con gran número de hoteles, tanto en La Granja como en Segovia, facilitando el alojamiento para todos los asistentes.

En Palacio de Carlos III, encontrarás espacios con una historia que contar.

Y es que Palacio Carlos III alberga una historia única que da un valor añadido a tus eventos.

Si quieres conocer más sobre ella, puedes acceder en estos dos links.

null

Historia

null

Linea Temporal

null

La Finca

Amplia finca de media hectárea en el centro del Real Sitio de San Ildefonso, cerrada perimetralmente por una tapia de mampostería con su fachada principal paralela al camino de Segovia.

Cabe destacar su jardín histórico de gran valor, reconstruido con piezas originales de la época, como fuentes, columnas, estatuas, ….etc.

Cuenta con una magnifica arboleda que incluye árboles de porte singular, destacando el predominio de castaños de indias, tejos, nogales y tilos, alguno de los cuales ronda los 300 años de antigüedad. Destacar en su jardín inferior, el rincón de la fuente del diablo y sus cuevas abovedadas, datando ambos a finales del siglo XVIII.

En Palacio Carlos III, tenemos un lugar pensado para cada ocasión.